Los alquileres en las zonas de estudiantes se duplican en 5 años

A septiembre le quedan cinco días para llegar y el tiempo apremia para aquellos que todavía no sepan dónde se alojarán cuando comience el curso universitario. Los más previsores tienen hecha su `reserva´ desde julio porque la experiencia ya les ha advertido de que esperar hasta el último momento implica conformarse con las habitaciones sueltas que hayan ido sobrando.
Pero todos tienen algo en común. Quieren vivir en Teatinos y, como consecuencia, en apenas cinco años, los precios casi se han duplicado en esta zona empujados por la alta demanda. De las 80.000 pesetas que costaba en 2001 un piso de tres dormitorios a los cerca de 1.000 euros (166.000 pesetas), según las inmobiliarias consultadas.
Los inquilinos aseguran que bien los merecen la comodidad de la cercanía y la juventud de los inmuebles, pero reconocen que, si se apartaran de la zona, encontrarían mejores precios. Las agencias coinciden, aunque aseguran que por menos de 600 euros es difícil encontrar en Málaga un piso de dos habitaciones.
«El año pasado éramos cuatro y pagábamos 212 euros cada una que, con los gastos, nos subía a unos 250. Este año pagaremos más o menos lo mismo. Tenemos amigas que viven en la Colonia de Santa Inés o en la zona de Carlos Haya y pagan unos 160 euros, pero la casa tiene quince años o más», argumenta Marta Fernández, una cordobesa que este año entrará a segundo de Publicidad y que se confiesa encantada de haber renunciado a vivir en una residencia.

A 10 minutos. Casi todos encuentran su hogar temporal en los tablones de anuncios de las facultades. Allí no falla la oferta. La frase de «se busca compañero/a» se alterna con la de «alquilo habitación» o la de «piso para estudiantes, a 10 minutos del campus».
Y ésa es la excusa que convence a muchos, que prefieren pagar más por esta ventaja y cederle el Centro a otros. Principalmente a los universitarios del Campus de El Ejido, a aquellos que aspiran a algo más que un curso de independencia o a los que han decidido emanciparse y no pueden (o no se plantean) comprar una vivienda, adscribiéndose así a la costumbre -aún más europea que española- de vivir de alquiler.
La economía de otros, sin embargo, les obliga a renunciar a esos 10 minutos de distancia y buscar alternativas más económicas e incluso se han dado casos de alumnos que se han `mudado´ a otra universidad por el coste de la vida. «En Granada, el piso más caro cuesta 160 euros por persona», arguyen.
En el Centro, los precios no varían y los hay muy superiores a los de Teatinos, pese a que las condiciones no son las mismas: la ubicación prima sobre la antigüedad y el estado de la vivienda.

Demanda. Pese a ello, no hay otra. «Teatinos, el Centro y El Ejido», confirma el subdirector nacional de MC Agencia Inmobiliaria, Juan Francisco Felip, al preguntarle sobre las localizaciones más demandadas. El precio medio ronda entre los 600 y los 700 euros. Aumenta en las zonas de Cristo de la Epidemia, Olletas, Pedregalejo y El Palo; y disminuye en Eugenio Gross, Cruz de Humilladero, La Unión y Huelin.
«Ocurre igual que con la compra-venta», explica Felip, quien descarta una fuerte subida en los próximos años. «De hecho, ya hay quien le pierde dinero. Difícilmente cobrarán más de 900 euros por una vivienda ya que esa cantidad supera a la letra de una hipoteca», argumenta.

Publicado por

Andy Garcia

Organizador del congreso #ActitudSocial, webmaster SEO desde 1995, consultor de negocios 2.0, analista de errores buscando la excelencia, docente y conferenciante TIC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.